Most searched books

Archives

Apología de Sócrates by Platón

By Platón

Show description

Read Online or Download Apología de Sócrates PDF

Similar literatura y ficcion books

Donde da la vuelta el aire (Los gozos y las sombras 2)

Los gozos y las sombras es ­,una de las más logradas empresas de l. a. narrativa española contemporánea­, se articula en torno a las tensiones y conflictos que genera en Pueblanueva del Conde el enfrentamiento entre los angeles Galicia feudal, atenazada por l. a. decadencia, y l. a. sociedad moderna que comienza su impossible to resist as

La Reina Margot

Es una novela escrita en 1845 porAlexandre Dumas padre,Se ubica en París, en agosto de 1572 durante el reinado de Carlos IX y las guerras de religión de Francia. los angeles protagonista de l. a. novela es Margarita de Valois, hija de l. a. mal afamada Catalina de Médici y el fallecido Rey Enrique II, y se centra en su historia durante los angeles Matanza del Día de San Bartolomé, especialmente en su aventura romántica con el protestante l. a. Mole y su matrimonio conEnrique IV.

El hombre rebelde

Como testigo ethical de los angeles Europa destruida por l. a. Segunda Guerra Mundial, las obras de creacion y las reflexiones teoricas de Albert Camus (1913-1960) constituyen el anverso y el reverso de una unica indagacion en torno a los angeles complejidad y l. a. ambiguedad de l. a. condicion humana. El hombre rebelde es una ambiciosa exploracion del mundo moderno desde los angeles Revolucion francesa a l. a. Revolucion rusa, pasando por el marques de Sade, Marx, el anarquismo, Nietzsche, los nihilistas, el terrorismo y el surrealismo.

Additional info for Apología de Sócrates

Example text

Oíd lo que me ha sucedido, para que sepáis que no cedería ante nada contra lo justo por temor a la muerte, y al no ceder, al punto estaría dispuesto a morir. Os voy a decir cosas vulgares y leguleyas, pero verdaderas. En efecto, atenienses, yo no ejercí ninguna otra magistratura en la ciudad, pero fui miembro del Consejo . Casualmente ejercía la pritanía nuestra tribu, la Antióquide, cuando vosotros decidisteis, injustamente, como después todos reconocisteis, juzgar en un solo juicio a los diez generales que no habían recogido a los náufragos del combate naval .

No protestéis, atenienses, sino manteneos en aquello que os supliqué, que no protestéis por lo que digo, sino que escuchéis. Pues, incluso, vais a sacar provecho escuchando, según creo. Ciertamente, os voy a decir algunas otras cosas por las que quizá gritaréis. Pero no hagáis eso de ningún modo. Sabed bien que si me condenáis a muerte, siendo yo cual digo que soy, no me dañaréis a mí más que a vosotros mismos. En efecto, a mí no me causarían ningún daño ni Meleto ni ánito; cierto que tampoco podrían, porque no creo que naturalmente esté permitido que un hombre bueno reciba daño de otro malo.

En efecto, ni ante la justicia ni en la guerra, ni yo ni ningún otro deben maquinar cómo evitar la muerte a cualquier precio. Pues también en los combates muchas veces es evidente que se evitaría la muerte abandonando las armas y volviéndose a suplicar a los perseguidores. Hay muchos medios, en cada ocasión de peligro, de evitar la muerte, si se tiene la osadía de hacer y decir cualquier cosa. Pero no es difícil, atenienses, evitar la muerte, es mucho más dificil evitar la maldad; en efecto, corre más deprisa que la muerte.

Download PDF sample

Rated 4.44 of 5 – based on 42 votes

Comments are closed.